AMIGAS Y RIVALES O, EL HIJO DEL CAPITÁN TRUENO

Publicado en por JUANA MÚSICA


Era una tarde de verano y no tenía nada que hacer, así es que decidí visitar a mi amigo Rafael, no lo había visto hacía algún tiempo y tenía ganas de reírme un rato, el tipo era un payaso. Al llegar lo vi de punta en blanco*, su clásico bronceado artificial y los dientes de un blanco radiante - es que se había hecho una limpieza láser - Me dijo que iría a ver a un amigo que venía del extranjero y me preguntó si lo quería acompañar, yo respondí que sí de inmediato, es que me gusta conocer gente. Y fue así, como partimos rumbo al centro - ese era el lugar de la cita.

Al llegar vimos al amigo sentado, esperándonos, claro que al verme puso cara de odio o, por lo menos eso percibí yo. Luego de dejar un sobre con revistas en el correo, nos fuimos a un local en plena Plaza de Armas. Por cada vaso de cerveza que yo me tomaba, ellos se tomaban tres piscolas*. Con ese ritmo no tardaron en quedar cucarros*.

El ambiente se puso denso cuando Paco, el amigo de Rafael, dijo que quería tener un hijo y luego me preguntó y tú, yo ¿qué? respondí media despistada, ¿quieres tener un hijo?, yo titubee - a decir verdad el tema siempre me ha parecido complejo, por una parte quiero, debe ser el chip  de la reproducción que todo ser viviente trae incorporado, pero por otro NO, es que amo la libertad. Y dije, sí claro pero por el momento no, bueno a menos que encuentre al hombre adecuado, en realidad eso fue por decir algo y, no alargar el tema. Al escuchar mi respuesta, Rafael, se enfureció. Que quieres que sea la mamá de tu hijo, le dijo a Paco, yo sonreí a lo que parecía un ataque de celos y le dije, no te vayas en la volada* Rafita. La reacción de Rafa por decir lo menos me pareció extraña, si bien es cierto habíamos tenido unos amoríos de pendejos, con el tiempo nos habíamos hecho grandes amigos, de esos que se cuentan todo tipo de cosas, y cuando digo todo tipo de cosas, son todo tipo de cosas o, por lo menos eso creía yo.

Luego Paco comenzó a coquetear conmigo, a cada piropo que me lanzaba, Rafael reaccionaba sacándome los trapitos sucios al sol*, es que tenía demasiada información sobre mi vida privada - yo pensaba y a éste, ¿quién le echo ficha*?, que weón* más vaca* - De repente sentí las manos de Paco entre las mías, como en la canción, por debajo de la mesa y, en una reacción automática, solté una risotada. Rafael emputecido* me preguntó, ¿por qué te ríes, ahhh?, en ese minuto Paco me torció la cabeza y me dio un beso, brusco pero rico, ahí quedó la cagada*. Rafael empezó a gritar como energúmeno y Paco se fue al baño, Rafael corrió tras de él. Fue entonces cuando me di cuenta, el Rafa era colita*. Y, al parecer todos se habían dado cuenta, las camareras me miraban con cara de lástima y decían, pobre niña y a decir verdad la mayoría de la gente del recinto tenía la vista clavada en mí.

No sé pero siempre que me pasa este tipo de cosas paro, me tranquilizo y comienzo a observar la realidad desde fuera, como si fuese un espectador. Trato de examinar la situación en sus más mínimos detalles, la analizo de forma amoral, sin prejuicios para así, formarme mi propia opinión del asunto, supongo que lo hago para entender mejor el funcionamiento de la mente de la gente y porque no decirlo, el de la mía también. En eso estaba cuando me interrumpió una niñita que vendía autoadhesivos y me pasó uno de las chicas súper poderosas, para ser más exacta de Bonbón. A lo que yo respondí no gracias, no quiero. Y ella me dijo se la manda él, y apuntó a un hombre sentado en una mesa a unos metros más allá, el cual me sonrió amistosamente mientras me saludaba, yo lo saludé y acepté el curioso regalo. - me pareció que lo hacía para revindicar al macho, macho - En eso volvieron mis acompañantes, discutiendo en voz alta, casi gritando, unos viejitos - con cara de funcionarios públicos jubilados - que estaban en la mesa de al lado, los miraban con desprecio y decían  pero si estamos llenos de maricones, pobres mujeres, ¿a dónde vamos a llegar? y me miraban con compasión. Nuevamente mis compañeros partieron al baño y nuevamente mi vecino, el enamorado caritativo, me envió un regalo, esta vez era una rosa, una rosa roja. Pero esta vez se acercó y me preguntó que como me llamaba y, si él que se había parado, era mi pololo*, yo contesté que no, son unos amigos agregué y sonreí, él sonrió también y entonces me fijé que tenía los ojos verdes y pícaros, no estaba mal, nada de mal.

En eso volvieron mis acompañantes y el galán volvió a sentarse en su mesa. Paco y Rafa seguían en su pelea, hasta que Rafael tomó del cuello a Paco y lo besó en mitad del establecimiento. En ese mismo instante nos vinieron a echar por ofensas a la moral y las buenas costumbres. Yo me paré en ademán de irme y mi galán me llamó a su mesa, fui y me pasó una servilleta, en la que estaba escrito su nombre y su celular, y agregó mañana estoy libre, llámame, yo asentí con la cabeza mientras metía el papel en el bolsillo de mi jeans. Salimos de aquel local y Paco me dió la mano, al verlo Rafael le tomó la otra mano y nos fuimos cual si fuésemos don Paco y sus dos señoras. Fue así que llegamos a otro local donde corrimos la misma suerte, nos echaron por ofensas a la moral y a las buenas costumbres, fue ahí donde, el Rafa, me siguió al baño y me dijo en tono de amenaza, "él es mío". Entendido el mensaje tomé mis cositas, rosa incluida y me fui a mi casa. Rafael y Paco se fueron al hotel.

En el camino me di cuenta que estaba en estado de shock, no porque Rafael fuera maricón, no, sino porque nunca me había dado cuenta de la realidad. ¡¡¡Pero claro!!!, como no me di cuenta antes me repetía, si fue él, el que me enseñó como utilizar de mejor manera la máscara de pestañas y siempre estaba al día de los últimos tips del maquillaje y la moda. Y me acordé de las veces que mis hermanos y primos me preguntaron si era fleto*, yo siempre respondía que no, es que tanta mina que le conocí, si yo misma había sido una de ellas. Y tan apasionado que era.

Al otro día como a las siete de la mañana sonó el teléfono, era el Rafa, yo entre dormida y shockeada todavía, contesté. Ahhh hola, eres tú, y él como si nada. Yo le pregunté ¿no te acuerdas?, ¿de qué? me respondió, de lo de ayer, ¿de qué?, de lo de ayer insistía yo. No, no me acuerdo, es que quedé muy cocido y se me apagó la tele*, ¿qué pasó? me preguntó. Yo enmudecí, y luego de un rato saqué la voz y le dije en un tono tímido, eres colita*, a lo que el respondió tenemos que conversar, juntémonos esta noche. Y así lo hicimos.

Compramos un paquete gigante de papas fritas y una botella de vino, yo andaba con vasos y un abridor, en el auto, siempre lista a lo scout. Nos estacionamos en una plaza solitaria y mientras comíamos como animales, me contó que conocía a Paco desde los catorce años y, que se había enamorado perdidamente de él, agregó que en esos años era igualito a Ricky Martín, yo trataba de encontrar el parecido, pero no lo hallaba. Es que Rafael tiene esa manía, la de encontrar a la gente parecida a músicos, actores o bueno, a cualquiera que aparezca en televisión.

Hicimos una pausa, y de repenta cual si le hubiesen inyectado el suero de la verdad me confesó sus amoríos con unos ex, míos. Pero es que el flaco estaba "MU WEEENO" decía mientras se chupaba los dedos llenos de aceite, de las papas, es que tenemos los mismos gustos y no vamos a pelear por un hombre, yo batí la cabeza en señal de un, no, mientras trataba de tragarme el exceso de tentempié que tenía en la boca.

Resignada con la doble traición - deben haber pocas mujeres que digan; él me engañó con "MI MEJOR AMIGO". Ahhh y Tomás, te acuerdas cuando te fuimos a dejar a tu casa y nos fuimos juntos. Nos fuimos a un motel, ¡¡¡uyyy!!!, lo pasamos chancho*. Yo no sabía si se quería desahogar o definitivamente quería vengar la afrenta del día anterior. Y mientras él repetía nuevamente, es que tenemos los mismos gustos, a mí no me quedaba más que asentir con la cabeza, después de todo era cierto, teníamos los mismos gustos. Pero tengo que admitir que me daba risa la manera en que me contaba su deslealtad. Luego de risa y risa, yo como que no quiere la cosa le pedí el correo de Paco, obviamente no me lo dio y me dijo con un tono de yegua loca, ¡¡¡ahhh no mijita, ese hombre es mío!!! y terminó con; "PERO SI SOMOS AMIGAS Y RIVALES".



*De punta en blanco= Más arreglado que huaso para el 18, excesivamente acicalado

*Piscola= Brebaje en el que se mezcla pisco con Coca- cola o cualquier bebida cola, las medidas varían dependiendo del grado de beodo que sea usted

*Cucarros= Curados, embriagados, dipsómanos, beodo, alcoholizado,bebido, ebrio

*Irse en la volada= Imaginarse cosas que no son, hablar huevadas, reaccionar en forma desmedida, dejar que la fantasía se apodere de tus sentidos

*Sacar los trapitos sucios al sol= Contar las intimidades ajenas que están reñidas con la moral y las buenas costumbres

*Echar ficha= Se utiliza cuando alguien opina de algo que no le atañe. Ejemplo: Y a este ¿quién le echo ficha?

*Weón= Huevón, retardado, tonto, pesado

*Vaca= Hembra del toro, dícese de la persona que te perjudica, malvado, perverso, infame, ruin, bellaco, maligno, pérfido, vil, execrable. También es utilizado el término, es un pata de vaca

*Emputecido= Enojado, encolerizado,exasperado, fuera de sus casillas

*Quedó la cagada= Quedó la debacle, desastre, hecatombe

*Colita= Homosexual masculino, gay

*Pololo= Novio, prometido, enamorado

*Fleto= Homosexual masculino, gay

*Apagar la tele= Perder conciencia de lo que se hace, ya sea por el excesivo consumo de alcohol y/o estupefacientes - sirve como excusa cuando uno no quiere asumir las cagadas que dejó la noche anterior - también se refiere al hecho de quedarse dormido, desmayarse o desvanecerse

*Pasarlo chancho= Pasarlo divino

Etiquetado en AXXXIONES HACEN AMORES

Comentar este post