¡ADIÓS AMIGO BULL, Y UN PRONTO REENCUENTRO!

Publicado en por JUANA MÚSICA


Todavía recuerdo el día en que llegaste a nuestras vidas, hace trece veranos atrás. Eras la CACHITO SD copiacosita más linda que había visto en toda mi vida y, rápidamente te convertiste en nuestro regalón. Tu papá putativo, mi hermano, te bautizó cuáticamente* con el nombre de, Steve Harris*, por mi parte como siempre he tenido la afición a cambiar los nombres, te rebauticé con el nombre de Jarro por Harris, y de Jarro, pasaste a ser "el Jarrito". Para mi papá un machista de tomo y lomo fuiste, "el Jarrote". A toda nuestra variedad de nombres, respondías.

Cuando miro hacia atrás y llego hasta esa época, siento como si tantas cosas hubiesen sucedido en trece años, como si fuésemos otros, es que hemos cambiado tanto, ya no somos los que éramos, somos tan diferentes... bueno y, tan iguales a la vez.

Nunca hemos sido muy buenos hermanos entre nosotros, incompatibilidad de caracteres, pero nuestros animales tenían el don de unirnos. Los únicos que eran capaces de hacernos cruzar palabra, eran nuestros seis perros. Ellos nos volvían más comprensivos, más relajados, no sé, supongo que hasta más buenos. Hoy, siento como si ese lazo se hubiese roto, como si fuese el fin de una época... hoy, nuestro perro, el viejo Bull, murió.

Los ritos siempre nos parecieron absurdos, sin embargo cada vez  que murió uno de nuestros perros, nos unimos, nos sumergimos en el ritual y, cada uno de nosotros tomó su rol. Hoy, no fueCACHITO II copia la excepción. Mi hermano, en su papel del "sepulturero", cava la fosa, mientras le corren lágrimas por las mejillas, cava y, cava hondo en la tierra, como si enterrando la pala en el suelo, matara la pena; mi otro hermano, "el sacerdote", prende las velas y se queda largo rato meditando como si tratara de conducir al muerto por caminos desconocidos, y luego de un largo rato, sale de su sopor y  comienza a dar órdenes... de como excavar, de como se tiene que poner al perro o, en que lugar tienen que ir los objetos antes de de volcar la primera palada de tierra; y yo, bueno yo, que siempre hago lo mismo, voy y me consigo las herramientas para concretar nuestra tarea... la pala, el chuzo, los guantes y la cal. En ocasiones ayudo a sacar piedras y tierra para así, apurar el asunto. Luego hacemos un círculo y echamos a nuestra mascota muerta y, todas sus pertenencias al sepulcro... lo enterramos en silencio y, ya no volvemos a hablar hasta el próximo funeral.

Sabes Jarrito, ustedes tenían ese poder, el poder de hacernos sentir más unidos, el poder de hacernos sentir que éramos parte de lo mismo, y, que éramos, lo que somos... hermanos.

Nuestras mascotas, no fueron tan sólo nuestras mascotas. Nuestras mascotas fueron nuestros amigos. Y cuando nos dejaron, cada uno de ellos dejó algo en nosotros y, algo de nosotros se fue con ellos. Y sufrimos, sufrimos al pensar que nunca más los volveríamos a ver, a escuchar, a sentir, a jugar con ellos.

Pero bueno, la muerte es parte de la vida, desde el día en que nacemos nuestra única finalidad es morir y, morimos... pero en ese trazo entre el nacer y el morir, nos encontramos, y nuestro encuentro fue de los buenos, de esos en los que uno agradece que el otro ser exista... pero nada es eterno y todo se termina y nuestro encuentro concluyó.

Y no me queda más que decir... fue un privilegio que fueses nuestro compañero y, nuestro amigo, en este trozo de vida , en que el destino nos juntó... te extrañaremos. Y si existe otra vida, reencontrémonos, espero que nuevamente seas mi compañero y mi amigo, mi viejo y querido Bull.


¡Adiós amigo Bull y, un pronto reencuentro!



*Cuáticamente= Exageradamente, aparatosamente, dramáticamente

*Steve Harris= Fundador, bajista y principal compositor de  la banda de heavy metal, Iron Maiden

Etiquetado en INCIENSO Y CANELA

Comentar este post

ricardo 05/26/2009 10:28

ooohhh!!! que lindo chau jarritooo